Así es, sin lugar a dudas es una las grandes tribulaciones de los hombres ¿Como hago para besara? ¿Cuando es el mejor momento? Algo ya había hablado sobre el tema en un escrito que publiqué hace un tiempo. Que por cierto espero que hayan leído. Siempre le pongo mucho amor a mis escritos. No sé si lo notaron pero cuando los leen pueden sentir una leve nalgada virtual que les mando.

Como sea, lo que mencioné en aquel artículo titulado “El beso y la risa” (que poético que soy con los títulos) fue que el humor es una arma letal que derrite todas las resistencias racionales de la bella dama. Si ella se está riendo se ha generado un contexto ideal para darle un beso utilizando algún artilugio gracioso para “robarle un beso”. Esto puede ir de hacer que cierre los ojos, hasta utilizar rutinas como la del perfume, o la clásica de poner la mejilla y girar el cuello rápidamente. En fin, lo importante es ser ingenioso y sacarle una sonrisa al hacerlo. Que ella diga o piense algo como “La hiciste re bien hijo de puta”.

También la risa es un indicador de aceptación. Si yo le doy un beso sorpresivo y ella se ríe cuando lo hice, es una señal de que ella acepta ese marco y el beso apasionado está a unos pasos. A veces serán pocos pasos y otras veces unos cuantos pero ella ya ha aceptado con placer el hecho de haber sido besada.

Desde luego que el humor no es la única forma de llegar al tan ansiado intercambio de saliva. La ternura, el cariño e incluso la lujuria son también formas eficientes de llegar beso. Ya veremos como aplicar cada una de estas emociones.

De todas formas hay una regla general para los cierres: debes realizarlos cuando el nivel energético de la interacción está al máximo. Si estas encarando chicas a plena luz del día, el momento para pedirle el teléfono o proponerle una cita instantánea es cuando ella se está riendo, cuando sonríe, cuando sus ojos están bien abiertos. O sea cuando se está divirtiendo. Si no tenes sentido común, tal vez no sepas cuando una chica la está pasando bien, pero si sabes observar el lenguaje corporal y las expresiones faciales es fácil darse cuenta. Si ella esta seria o incomoda, desde luego que no nos dará su teléfono o aceptará nuestra invitación (menos aun aceptara un beso de nuestra parte) ¿Que debemos entonces? Llevarla a un estado energético alto, ya sea utilizando el humor o alguna técnica de confort.

Para el beso se aplica el mismo principio. En un estado de éxtasis, alegría, admiración o excitación la damisela está receptiva ante la idea de ser besada. Es así de simple. El humor es una excelente forma de llevarla a ese estado receptivo aunque, como dije anteriormente, no es la única.

Provocando ternura y admiración es otra forma de generar ese estado en la cortesana. A veces se requiere un gesto, unas palabras, una pausa, un tono de voz, una observación, una mirada. En esos casos existen formas de testear cuando la dama está lista para ser besada. Por supuesto podemos observar algún indicador como los ojos de cachorro (las pupilas tildadas), su sonrisa tierna o lo rojizo de su piel y lanzarnos de una al beso, pero también podemos realizar algunas pruebas para estar totalmente seguros.

El gran Inspiron siempre recomienda colocar suavemente la manos a los costados del cuello de la cortesana para ver su reacción. Si vemos que ella no mueve el cuello, claramente está lista para ser besado. Si por el contrario lo mueve en señal de incomodidad, es que aun hay que seguir generando conexión emocional. Es una gran forma de saber si es el momento o no de besarla en caso de que seas muy descalibrado para poder leer el lenguaje corporal o en caso de que tengas poco sentido común (que en la comunidad de seducción es el menos común de todos los sentidos).

Por supuesto, como alguna vez me dijo con sabiduría el gran Inspiron: “a veces no hay señales claras y simplemente tenes que mandarte y besarla, a veces, es simplemente un salto de fe”.Y tiene algo de razón. Ante la duda mejor siempre mandarse y sacarse la duda, digo ¿Que es lo peor que podría pasar? Absolutamente nada.

Con respecto a esto último, es importante saber que si estas en una disco hablando con una chica y al besarla ella te corre la cara, esto no significa necesariamente que no esté interesada en tí. Si luego de este infructuoso intento ella continua hablando contigo es que evidentemente ella está interesada en tí aunque no está lista para ser besada. Digo, tiene la opción de irse cuando quiera. Ahora bien si se queda ya sabe cuales son claramente tus intenciones. Digo, le acabaste de tirar la boca. Lo que hay que hacer es seguir hablando, conectando para que ella te conozca un poco y pueda sentirse más segura con la idea de intercambiar saliva contigo. Por supuesto la pregunta es ¿Como genero conexión emocional? Los libros de seducción resolvieron esta tribulación diseñando complejas rutinas de confort pero la verdad es que estas solo funcionan cuando nosotros entramos en un estado receptivo. Es decir, la idea es que te relajes, vivas el presente, disfrutes el proceso y te intereses genuinamente por ella. Si buscas impresionarla o si piensan en la meta en lugar del proceso, estas destinado al fracaso. Para llegar a este estado de receptividad hay que ponerse vulnerable, dejar de fingir y ser, hablar de lo que quieras hablar y abandonar los miedos a ser juzgado por los otros ¿Tanto te importa lo que piensen lo demás? ¿Acaso no sería mejor expresar lo que realmente piensas o sientes sobre cualquier tema? ¿No te diste cuenta que los arrogantes de mierda que defienden su posición sobre los temas más diversos son los que más la ponen?

Cuando eso pasa y nos conectamos con el otro una burbuja cálida nos envuelve a ambos. Una de las cosas que hago en estos momentos para medir si ella está lista para ser besada es simplemente dándole un tierno y suave beso en la mejilla en forma muy lenta. Si ella no mueve el cuello es una buena señal ¿Se acuerdan el relato de la suiza?

Abrazo de gol

Adrián Des Champs