Como ya lo dijo con sus sabias palabras el grupo de Rock nacional Argentino “Los redondos”,

“…las minitas aman los payasos y la pasta de campeón”.

Y si es verdad, sobre todo en Argentina, donde según estudios el prototipo de hombre que buscan la mayoría de las “minitas” (no todas aclaro) de menos 23 años promedio, es lo que se denomina “The retarded clown” (El payaso retrasado). Esto lo leí en un libro de un ciudadano estadounidense que viajaba por Latinoamérica analizando como levantar mujeres en distintos países y que, al llegar a la Argentina, se encontró que nada de lo que funcionaba en otros países funcionaba allí. Entonces se puso a analizar el comportamiento del macho argento, para descubrir que hacia este para poder reproducirse. Allí fue donde apareció el concepto del “payaso retrasado”. Es decir, una persona graciosa pero cuyo humor no es precisamente inteligente. En el libro lo describe como alguien irreverente, seguro y demasiado relajado (como si estuviese drogado). Alguien que, prácticamente, se la pasa diciendo incoherencias pero que, por algún motivo, suena coherente. Si bien, este es el estereotipo de seductor argentino (chamuyero según la jerga local), existen una variedad de versiones que, en algunos casos van personas con un humor agudo e inteligente a algo cercano a una persona con un severo retraso mental (pero que igual coge).

Lo cierto es que es el humor la clave para llegar a la mujeres, sobre todo en el mundo de la noche. Allí no vas a ponerte hablar de filosofía o ingeniería (salvo que lo hagas de una forma cómica), allí vas a ser el proveedor de la diversión y el humor: la emoción más positiva por definición. Las chicas solo quieren divertirse, quieren salir de sus aburridas rutinas por un momento y entregarse al hedonismo puro. Ellas quieren emociones ¿Y cual es una forma muy útil de hacerlo? Haciéndolas reír.

La pregunta del millón ¿COMO las hacemos reír, como generamos humor? Y he aquí lo maravilloso, hay miles de formas.

Es importante saber decir cosas humorísticas, pero más importante es descubrir cual es la mejor forma de hacerlo, es decir el COMO: el lenguaje corporal, las expresiones faciales, el tono de voz. Para eso la mejor forma de desarrollar la expresividad corporal es observando a los maestros del humor físico: actores y actrices conocidos por hacernos reír por sus miradas y sus expresiones. En la televisión puedes encontrar innumerables ejemplos. Si quieres aprender a hacer humor con las palabras nada mejor que observar a los celebres comediantes stand up, quienes además utilizar el humor físico (expresiones faciales, actuación y tonos de vos) dependen de su capacidad de aguda observación para desprender los más hilarantes comentarios.

Ellos, en el fondo, son grandes observadores de la realidad, y en muchos casos, denuncian injusticias mediante sus hilarantes pero acertadas observaciones. Es que, precisamente, el secreto del verdadero humor es hacer una sátira de la naturaleza humana y, justamente, cuanto más acertada sea la observación del comediante (por más políticamente incorrecta que pueda llegar hacer) más se reirá el público. La audiencia se ríe porque ellos saben que el comentario es un fiel reflejo de la realidad. Claro que no lo pueden admitir, sin embargo, saben que en el fondo, que la observación es valida.

Hay cosas que los políticos no pueden decir (por más que sean ciertas) que los humoristas si pueden porque, por más políticamente incorrecto que sea, el humor es un medio por el cual podemos expresarnos libremente debido a la emoción positiva que genera en los otros. Por supuesto que, si lo hacemos mal, y el chiste no tiene gracias, y encima es de mal gusto, seremos doblemente castigados: una por se políticamente incorrectos, y otra por no haber sido graciosos, lo que no convierte en seres ofensores.

En las discos sucede algo similar: mientras hagamos reír a la chica nos podemos salir con la nuestra aunque hagamos cosas de lo más locas y políticamente incorrectas. No es lo mismo robar un beso con ingenio que robar un beso a la fuerza. Hay una gran diferencia y, a veces es tan sutil, que pocos hombres la manejan con destreza. A las mujeres les gusta un hombre ingenioso y que las haga reír. El humor basado en la astucia y el ingenio genera, además de risas, admiración. Normalmente la chicas aprecian esto y cuando ven que nos hemos salido con la nuestra dicen con cierta resignación pero algo risueñas, “La hiciste bien”. Un consejo de una muy buena amiga mía para todos los hombres es: “Portate mal, pero hacela bien” ¿Se entiende?

Por supuesto que “Hacerla bien” depende de tu versatilidad a la ahora de sonreír y expresar picardía. Como mi buen amigo y maestro Inspiron quien posee un don de nacimiento increíble: “La mueca del pícaro”, esa sonrisa que excita y, al mismo tiempo, hace reír a las mujeres. Él siempre se queja ya que las mujeres lo juzgan antes de conocerlo: “Tenes una cara de chamuyero/ ligón/ pícaro etc…” le dicen riéndose, lo que básicamente se traduce en “Me atraes y quiero ser enhebrada por tu viril miembro”.

Si una mujer te dice una frase semejante sonriéndote es muy bueno. Significa que te quiere dar e Inspiron lo sabe. Al contar con este atributo pude salirse con la suya no importa lo que haga porque ellas se terminan riendo. A lo sumo si se enojan, lo hacen porque simplemente no pueden enojarse, porque en el fondo se están riendo.

Nunca voy a olvidar una frase que me dijo una dulce damisela ante esta actitud que aprendí de mi maestro: “Te odio, no puedo enojarme con vos…no se si pegarte o darte un beso”, se quejaba ella con frustración.

Otros de mis maestros, Senshi, también era capaz de hacer reír con su penetrante y carismática mirada. Su don había sido adquirido mediante la practica regular de “Clown”, una disciplina que desarrolla la expresión física y facial. Recuerdo una anécdota estando él en la fila de una disco. Una de las chicas comenzó a provocarlo diciendo que él era gay a lo que él reaccionó con naturalidad diciendo: “Ay nena ¿Como te diste cuenta? Voy a ser tu nuevo amigo gay y te voy a aconsejar.”

En eso comenzó a acariciar su cabello. “Este peinado te queda re mal, a ver yo te arreglo” dijo con voz afeminada pero con una leve expresión pícara. Luego comenzó a acomodar sus tetas diciendo: “Ay no, necesitas un push up urgente, te voy a prestar uno de los míos.”

Lo gracioso es que lo que fue digno de una bofetada provocó risas en la mujer. Claramente el humor es la clave para derretir la frialdad y la racionalidad de la mente consciente y este fue un ejemplo de ello. Por supuesto nuestro héroe no paro allí y se subió al hombro a la chica saliendo corriendo hacia unos sillones. La acostó en uno en uno de ellos y se le tiró encima, a lo que la dama, algo resignada y entre risas dijo: “ustedes los de teatro son bien promiscuos”.

Advertencia, este acto fue realizado por un profesional. No lo intentes sino sabes como hacerlo porque las consecuencias pueden ser nefastas.

Actualmente estoy escribiendo y filmando unos cuantos vídeos de como hacer humor con las palabras y el cuerpo para puedas aprender como hacerlos pero como te dije antes, el humor con las palabras tiene que ver con la observación. Por ejemplo, una broma que yo siempre realizaba en las discos era decir que solo iba al gimnasio a trabajar glúteos y espejo ¿Porque es gracioso esto?

Bueno porque, por una lado trabajar glúteos es medio gay y eso, en el contexto de una conquista lo hace cómico. Por otro lado decir que voy al gimnasio a hacer una hora de espejo (mirarme al espejo), es gracioso también porque además de ser ridículo, parte de una observación real que realizó mi hermano: en el gimnasio es típico encontrar a esos sujetos hipertrofiados que se la pasan mirándose al espejo ¿Se entiende como funciona el humor? De hecho la principal característica de mi hermano es ese humor basado en el ingenio y la observación. Les doy un ejemplo de un texto que el escribió para que entiendan el estilo:

“El homo grosus: cuando la grosura te empieza a afectar el cerebro”

Espero que les haya servido. Seguiremos descubriendo las claves del humor la semana que viene. Igualmente en el libro que publiqué hace poco “Más seducción y menos Prozac” Hay varios ejemplos de textos escritos en un tono humorístico para que se entiendan de lo que estoy hablando.

Abrazo de gol

Adrian Des Champs (Hume)