Realizar el sueño de tener tu propia empresa es posible. Poder oler, tocar y sentir la libertad de trabajar para uno mismo. Nada de jefes mediocres ni horarios tiranos torturándote constantemente. Levantarte a la mañana sin presiones y degustar un delicioso desayuno casero sintiendo el cálido abrazo del hogar.

¿Te gustaría saber cómo lograrlo?

No me digas que nunca has pensado en la posibilidad de independizarte financieramente. De ser el dueño de tu destino y capitán de tu alma. Todo el mundo lo ha pensado al menos una vez. Tanto es así, que las publicidades usan estos conceptos para venderte algún producto. O peor, para que vendas productos por ellos. Lo sé porque eso me pasó a mí con una empresa de cremas. Las compañías que crean fuerzas comerciales a partir de vendedores independientes se vuelven más eficientes cada día. Debo admitir que se trata un modelo de negocios exitoso ¿Y en qué basan su éxito? En crear un discurso que promueve una lealtad incondicional en sus vendedores hacia la marca. Los que venden se sienten parte de algo más grande. Parte de un equipo, de una familia. Irónicamente, se trata de la misma psicología social de manual que usaron los nazis, los gobiernos populistas y los movimientos de ultra derecha para someter a sus pueblos.

Suena medio trillado, lo sé, pero funciona. Sino no lo usarían. Una de las claves de ser un buen emprendedor es aprender de los que más saben y emular sus procedimientos y técnicas. Digo ¿Para que inventar la rueda?

Encontrar tu propósito

Utilizar estas técnicas de psicología social está a disposición de cualquiera. Ya sea para crear una fuerza de venta motivada y leal dispuesta a inmolarse por ti y vender el producto aunque tengan que matar a su propia madre, o para convertir a tus clientes en fieles seguidores como si fueran los miembros de una secta.

Pero antes de que salgas corriendo para averiguar más sobre estos mecanismos de marketing y de fidelización te sugiero volver al principio. No puedes dar el paso diez si no has dado el paso uno y dos ¿No te parece? ¿Y cuál es el paso uno? Encontrar tu propósito en la vida y convertirlo en una marca personal. Es decir hallar aquello que te apasiona y encontrar la forma de monetizarlo mediante una idea de negocio o emprendimiento.

Una idea de negociosos debe surgir de lo más profundo de tu ser. Conociéndote a ti mismo podrás enfocarte en el nicho adecuado. Cuando la mente se concentra puedes ver oportunidades que antes pasaban desapercibidas, como por ejemplo, vender ropa barata importada de China en un país que, por algún extraño motivo, eliminó sus aranceles de importación. Lo último era un ejemplo, nada más, no es para que salgas corriendo a cursar un seminario de comercio exterior y a buscar que países han eliminado sus aranceles.

Puedo ver que estas ansioso por emprender ¿Verdad? Eso es bueno. Por eso debes enfocar tus energías como un río furioso que debe encausarse mediante un canal para darle dirección y un uso provechoso a su fuerza.

De lo contrario, ésta solo se disipará desperdiciándose su energía y poder. Sería una pena que eso sucediera ¿No estás de acuerdo? Entonces vamos por partes como dijo Jack.

Encontrar el nicho y la idea

Lo primero es identificar una idea, un nicho, una oportunidad. Para ello hay muchas metodologías.

Una de ellas consiste en desarrollar tu creatividad. Aunque no lo creas algún tipo de actividad artística puede servirte para este propósito ¿Nunca has pensado en hacerlo? Bueno, si eres demasiado pragmático para el arte y crees que es algo solo para bohemios te equivocas.

El arte ayuda desarrollar la creatividad y esta última es necesaria para encontrar esa idea que te permita emprender un proyecto personal. Que te permita ser libre e independiente. Incluso te servirá para resolver los problemas que se vayan presentando una vez que hayas emprendido  ¿Acaso no sabías que las escuelas de negocios más renombradas les dedican un espacio muy importante a las actividades destinadas a desarrollar la creatividad?

Desde los llamados talleres de creatividad y auto conocimiento, hasta los seminarios de expresión corporal, todo está enfocado, precisamente, a crear nuevos recursos mentales para que aparezcan esas ideas traviesas. Son los famosos hábitos de los ricos de los que tanto hablan esos libros de desarrollo personal y financiero.

Por supuesto, estos hábitos se desarrollan gracias a un sistema educativo privilegiado al que solo pocas personas en este mundo tienen acceso. Pero sin duda funcionan. Claro que, si se corre la voz de que esa educación está restringida a la mayoría de la población, muy probablemente los libros del estilo “Padre rico, Padre pobre” ya no se vendan tanto.

Voy a revelarte los secretos de un emprendimiento exitoso. No obstante, voy a serte sincero porque lo mereces. No existen fórmulas mágicas como prometen los libros que he mencionado. Precisamente lo único y más importante que te pueden enseñar ese tipo de libros, tales como “el secreto de los ricos”, “Desarrolle su IQ financiero” y otros de ese estilo es, precisamente, es su forma de vender. Ellos saben que existe un nicho de personas que buscan una salida fácil para sus aburridas vidas. Que piensan que siendo millonarios todos los problemas afectivos y personales de sus vidas se solucionarán. Personas que quieren los beneficios del dinero sin dedicarle el tiempo y el esfuerzo para conseguirlo.

Este nicho es muy sencillo de conquistar. Solo hay que ofrecerles de forma atractiva y con apariencia de seriedad lo que ellos quieren: una fórmula mágica que les permita alcanzar lo que tanto añoran. Normalmente, el marketing de estos libros está diseñado a la medida de estas personas ¿Quieres saber cuál es el secreto de su éxito en ventas?

En primer lugar, ofrecen el producto en forma de una historia. El autor del libro se presenta como un héroe que estuvo en desgracia. Una situación sospechosamente parecida a la que se encuentra el lector. El protagonista de la historia estaba en un estado desesperación y, de repente, tuvo una epifanía. Llegó a su mente esa idea única. El secreto de su éxito. Esta fórmula es universal en la literatura y los amos del marketing lo saben. Aquí está el primer secreto de aquellas personas que triunfan como vendedores de libros de auto ayuda y desarrollo financiero: conocen la necesidad (debilidad) del público al que apuntan y manejan con precisión el fino arte de contar historias.

Haz memoria y piensa en todos los libros que has leído sobre temas técnicos y piensa cuales realmente te han apasionado al mismo tiempo que te han entretenido. Seguramente son los que utilizaron el famoso recurso de contar historias para ilustrar una enseñanza. Y seguro que, si se trata de una historia sobre el mismo autor del libro, éste utiliza la famosa estructura del “Héroe y la epifanía” ¿Verdad?

En realidad, la estructura es más compleja, pero me entiendes ¿Por qué crees que las mejores escuelas de marketing destinadas exclusivamente para los estratos de la población más ricos dedican tantas materias al famoso Story telling? Nada es casualidad, menos en el marketing  ¿Vas entendiendo como funciona esto?

Y el gran secreto aún está por venir.

Pero déjame contarte antes algunos de los detalles más jugosos de estos “Artistas de las Ventas”. Por ejemplo, utilizan palabras como “exclusivos” o como “secretos” para endulzar tus ojos. Por supuesto que lo que dicen esos libros no es exclusivo y menos aún secreto. ¡Si se venden en todas las librerías! Aun así, esas palabras cautivan. Y el lenguaje genera realidades.

Observar a los que saben y copiarlos

Estos son solo algunos ejemplos de cómo realizar un emprendiendo exitoso. Digo ¿Para que inventar la rueda? Debes aprender una estructura a la perfección que ha probado ser exitosa y aplicarla una y otra vez hasta que te salga bien. Sí, por supuesto, la primera vez no te saldrá y la segunda tampoco. Tal vez tengas que hacerlo diez veces hasta que te salga en forma decente. La práctica hace al maestro y el error es tu principal aliado en este camino hacia la libertad financiera y la felicidad plena. El esfuerzo, en este caso, está puesto en el aprendizaje de la técnica elegida y en darle un toque personal (la idea original).

Incluso si tomas una estructura exitosa de otro modelo, el resultado será original porque le imprimirás tu sello.

En realidad la felicidad vendrá cuando encuentres la actividad que amas y cuando la comiences a realizar todos los días. Debes aprender a disfrutar cada momento en lugar de ponerte encima una actividad tras otra para distraer a tu mente de la miseria existencial que te acongoja.

Si realmente tu pasión es emprender hazlo. Si quieres ser exitoso haciéndolo paga el precio: dedicación y esfuerzo. Necesitarás la creatividad para imprimirle a esa estructura prestada tu sello personal y, para ello, deberás haber creado tu marca personal primero.

Y volvemos a lo mismo ¿Qué te apasiona? No me digas “viajar” porque esa es la respuesta estándar e idiota de la estudiante de administración que intentas seducir en un bar de ejecutivos. Si no lo puedes escribir en una carilla en letra “Times New Roman 10” es que no lo sabes. El secreto de un emprendimiento exitoso empieza por conocerte, por saber quién eres, que quieres y cuál es tu propósito ¿Para qué te levantas cada mañana? Sí la respuesta es “para trabajar o estudiar”. Es que no lo sabes. A menos que estés trabajando en  lo que amas. En ese caso, no los considerarás trabajo como tal.

Lo cierto, es que la mayoría de la gente se llena de estudio y trabajo para evitar hacerse las preguntas claves y, cuando se dan cuenta, ya han pasado diez años de sus vidas. Insisto ¿Por qué crees que en las carreras de administración de las universidades destinadas a los hijos de los ricos más pudientes hay materias como “Taller de auto conocimiento”? Nada es casualidad, ni en el marketing, ni en la vida, ni en esta sociedad estratificada en castas donde el ascenso social es un espejismo para que nadie cuestione el Status Quo y los ricos sean más ricos y los pobres más pobres.

El ascenso social es más la excepción que la regla. Pero es necesario que haya ejemplos para mostrarle a los idiotas: “miren es posible, si trabajan duro lo lograran”. Es posible pero requiere desarrollar una serie de habilidades que no todo el mundo está en condiciones de desarrollar. Es decir, todos los seres humanos tenemos el mismo potencial. Ahora bien, si nacemos en un barrio pobre y, debido a la mala alimentación, tenemos un desarrollo neuronal sub normal, no podremos desarrollar al máximo ese potencial. No será lo mismo si somos el hijo de un obrero de una construcción. Menos aún, no será lo mismo si hablamos del hijo de uno de los dueños del país.

El potencial humano es igual para todos, las condiciones sociales no lo son. Los ricos creen que ellos están donde están porque lo merecen. El mundo, para ellos, es una meritocracia y es gracias a su esfuerzo e inteligencia que han llegado a donde están. Creen que el que no logra ser exitoso es porque no se esfuerza lo suficiente y piensan que el desempleado es un holgazán. No comprenden la complejidad del mundo que los rodea porque simplemente no la conocen. Viven encerrados en barrios privados aislados de la realidad. ¿Nunca has notado que los modelos de los economistas neoclásicos que justifican las políticas que benefician a unos pocos parten de suponer que el desempleo es voluntario y que no existen las desigualdades sociales? Para ellos, el que no trabaja es porque no quiere y todos tienen las mismas oportunidades. Muy en el fondo algunos creen que se trata de una cuestión evolutiva: “el más apto sobrevive”, “debemos cuidar nuestra estirpe.” Por eso se reproducen entre ellos. Y claro, si viven todos en el mismo lugar y frecuentan los mismos círculos sociales es una cuestión casi lógica.

Ascenso social y networking

¿Quieren hablar de ascenso social? Puedes practicar tenis y convertirte en instructor en uno de sus clubes privados. De esta forma tendrás la oportunidad de seducir a la hija de alguien importante y luego trabajar en su empresa. Por más trillado que pueda sonar, conozco historias de este tipo. También puedes matarte trabajando para hacer una maestría en una universidad de alto nivel social luego de haber estudiado en una universidad pública.

El prestigio no importa, lo que importan son los contactos. Rodéate de personas que sean emprendedoras. Ya sea que se trate de individuos que se hayan vuelto así por motivos culturales o gracias a su educación privilegiada, en ambos casos te será de utilidad tenerlos cerca. Nútrete de ellos, obsérvalos y emula. Esa es la forma de ser exitoso, aprendiendo de aquel que ya lo es, ya sea porque lo es de nacimiento o porque ha aprendido las herramientas para lograrlo. No solo tendrás el conocimiento, ahora tendrás también la red de contactos para conseguir socios, inversores y profesionales capacitados para realizar tu emprendimiento.

Pero primero hay que llegar ahí. A eso me he dedicado los últimos diez años. A comprender las dinámicas sociales. Saber cómo crear contactos. Como entrar en los ambientes privilegiados y conectar con personas de distintos ambientes y distintos estratos.

Cada uno tiene su lenguaje, sus códigos. El desarrollo de las habilidades sociales es clave. He terminado dando seminarios sobre el tema donde he trasmitido el fruto de mi experiencia. Donde muchos han aprendido de mis errores, que tantos han sido. Por eso siempre me he asociado con personas con alma de emprendedores. Personas que conocen el arte de la persuasión. Personas que han dedicado su vida a crear metodologías para hallar finalmente el propósito en mi vida y convertirlo en una marca personal. Ese es el secreto del éxito. Si no sabes que hacer, empieza a moverte. Sal y conoce gente, conecta con ellos, descubre sus habilidades, lo que los hacen únicos y aprende de ellos. Encuentra tu habilidad única que está cerca de tu propósito y pasión. Como diría mi gran amigo David Carrasquilla, quien ha creado seminarios destinados a desarrollar la marca personal: “Expande tu mente, toma acción y crea tu propia leyenda”.

Autor: Adro Des Champs