Hace un tiempo atrás un muchacho hizo una consulta bastante interesante sobre como podía mantener un nivel de desinhibición importante como cuando está borracho pero sin tomar alcohol. El tipo había escrito lo siguiente:

“Cuando estoy borracho en ‘estado’ en el boliche me siento más libre que nunca, me siento totalmente yo mismo. Puedo hacer y decir lo que yo quiera a quien yo quiera, sin vergüenza, sin miedo, sin temor a quedar de esta o aquella manera.  En el camino de desarrollo personal que estoy llevando busco eso, sentirme libre siempre, en cualquier situación! Este último año me sentí en un estado bastante similar, pero solamente con mi novia ya que prácticamente vivo con ella y desbordo confianza al estar con ella. Mi duda existencial es, alguien logró desarrollarse a sí mismo de tal manera que se siente en ‘estado’ en cualquier situación? ¿Es realmente esto posible?” 

MI RESPUESTA FUE:

Estoy de acuerdo con otros comentarios . Existe mucho mito con respecto a la felicidad gracias a la industria del coaching, el desarrollo personal y la seducción.

Lo que sí podes hacer es ser congruente en el largo plazo dedicándote a lo que amas y haciendo todos los días aquello que sentís que le da significado a tu vida. Tengo un amigo, por ejemplo, que se dedica a dar clases en la Villa 31 (un barrio muy carenciado) para una fundación. Él una vez me dijo “Yo todos los días hago que lo amo y ayudo a pibes que de otra forma no tendrían oportunidad.  Esto me llena y le da sentido a mi vida. Cambio la vida de alguien. Si de 10 casos tengo éxito en 2, mi vida ya vale la pena. A veces me deprimo, sí, el mundo no es color de rosa pero ¿Sabes lo que hago cuando eso pasa? Cambio mis pensamiento y pienso en los casos exitosos. Pienso en lo que tengo: una hermosa familia, buena salud y un trabajo que me gusta y sigo para adelante. Sentirse bien o mal depende de tus pensamientos y de cómo veas la vida ¿Sabes cuál es la diferencia entre una meta y un propósito? Que las metas las podes cumplir o no en cambio el propósito lo haces todos los días. Si un día me matan o me muero por lo menos moriré haciendo lo que amo”.

Ser uno mismo tiene que ver con ser congruente con tus valores. Claro que para ser uno mismo primero tienes que saber quién mierda eres y conocer tus valores. Digo, si te gusta estudiar computación y estas estudiando abogacía yo diría que estas siendo incongruente. Si te pones en borracho o inventas un personaje para pasarla bien en una disco y para ser desvergonzado, estas siendo incongruente. Además empiezas a necesitar un estímulo externo (una sustancia en este caso) para entrar en un estado de ánimo determinado. Ahora el alcohol se trasforma en tu estilo de vida y en el largo plazo no sé si eso esté bueno.

Sé que muchos dicen que se emborrachan para “divertirse” pero en la mayoría de los casos lo hacen para evitar enfrentar su miedos e inseguridades o para ahogar su miseria. O lo hacen para divertirse en un lugar donde estando sobrios no se divertirían tanto como en otros lugares y van ahí porque “la sociedad” dice “que si no vas ahí no vivís”. Lo importante es encontrar tu demografía, es decir los lugares en donde te sientes cómodo y donde disfrutas estar. Ese es el primer paso de la congruencia.

Por supuesto podes ir a cualquier lugar y mentalizarte para pasarla bien aunque no sea tu lugar de predilección. Yo, de hecho, muy cada cuanto voy a una disco o bar aunque no me gusten tanto pero me mentalizo para pasarla bien. Acá hay dos trucos:

  • Me pongo durante 10 minutos una música muy copada y empiezo a moverme. Mantengo una sonrisa todo ese tiempo en una posición erecta y con los brazos abiertos. La corporalidad afecta a la emocionalidad (el estado de ánimo o el “state” como lo llaman los inadaptados sociales de la seducción).
  • Luego empiezo a llenar mi cabeza de pensamiento como: “Hoy voy ir tan lugar a hacer tal locura para ver qué pasa, así después le puedo contar esa anécdota a otra persona y cagarme de risa” “¿Con que locura me saldré hoy?” “Que bien que me siento, que contento estoy”.

A veces salgo y hablando con gente en la calle termino en alguna fiesta privada o en algún departamento. Cosas locas pueden pasar y son anécdotas para el día de mañana.

El cerebro es un idiota: se cree cualquier pelotudez que le decís, ya sea bueno o malo.

Una forma de tener un buena interacción, está relacionada con la forma en que nos mentalizamos a la hora de salir (el llamado meta marco). A continuación se presenta un excelente pensamiento guía que deberíamos tener a la hora de salir un sábado a la noche:

“¿Qué sorpresas me esperan esta noche, que locuras se me van ocurrir, que travesura podré hacer y salirme con la mía? Cada noche es un misterio. No sé dónde voy a terminar o haciendo que. Eso me produce una emoción tremenda. Como un chico esperando que lo lleven a un parque de diversiones. En la calle, en un bar, en una feria, en un museo o en un teatro. Voy ponerme a hablar con la gente y trasmitirles mi energía y mi felicidad. Estoy feliz. Si algo sale mal, de última el tiempo va a convertir ese acontecimiento en una anécdota divertida. De última si pasa algo negativo tendré una jugosa anécdota para la próxima vez.”

Ejemplo de cómo re significar una mala experiencia:

Habrá noches buenas y noches malas. El punto es seguir adelante y continuar conociendo gente. La mala experiencia de hoy es la anécdota graciosa de mañana. Veamos un ejemplo:

“Una vez un patovica casi me caga palos. En ese momento me sentí muy mal pero ahora me cago de la risa. Seguro que tuvo un mal día pobre. Es un trabajo de mierda la verdad. Aunque tiene sus ventajas. Algunas mujeres hacen de todo para entrar a un club.”

Re signifiquemos otra experiencia para que sea humorística:

“En San Telmo un villero me quiso moler a patadas. Descubrí que saben artes marciales. No saben las patadas que pegaba ¿De donde aprendió? Deberían prohibir las películas de Jet Li.”

Hoy son unas anécdotas más para contar. El punto con las anécdotas es que las resinifiquemos de forma tal que cuando las contemos nos traigan emociones positivas. De lo contrario nos retrotraerán al momento y nos conectarán con las emociones negativas que sentimos en ese entonces.

Así debe ser nuestro meta marco. Con esa actitud debemos salir un sábado a la noche. A medida que repetimos esas palabras en nuestra mente y teniendo en cuenta que a esta altura tengo millones de experiencias que confirman esa creencia, las palabras se van convirtiendo en mi realidad: cada noche término conociendo gente interesante y lugares emocionantes. Y de última tenemos una anécdota para contar la siguiente vez que salga. Si llevamos semejante carga de emociones positivas, ¿Cómo los otros no se van a contagiar? Dejemos que las neuronas espejos trabajen por nosotros.

Contenido VIP

- Ahora te enviare el acceso al VIDEO donde explico cómo llego al beso.
- En el futuro recibirás las fechas de nuestros próximos seminarios gratuitos.
- Forma parte del círculo secreto de seductores.

PERFECTO! Revisa tu correo ahora.