Hace un tiempo atrás un muchacho publicó la siguiente consulta: Los boliches (discos) creo que no son lo mío ¿Es una excusa que pongo para no ir?

MI RESPUESTA FUE:

La pregunta del millón es ¿Qué quieres vos? ¿Qué actividades te hacen feliz y disfrutas más que otras? Piensa que hay tres tipos de actividades: las que amas hacer, las que no te gustan y las que, mentalizándote, puedes llegar a disfrutar (aunque no tanto como las primeras) y que harás de vez en cuando. Está bueno que vayas probando distintas actividades y modalidades así te vas conociendo que es un paso clave para ir creciendo por que, sin darte cuenta, vas respondiendo a la preguntas clásicas de la vida: que me apasiona, cual es mi propósito etc…

Cuando hagas cualquier actividad nueva, hazlo desde la curiosidad, con una mentalidad de “Vamos a ver qué onda esto” “¿Hay alguna forma o algo que pueda hacer para hacerlo divertido?” “Y si no la hay ¿Realmente quiero hacerlo?” Ese es un buen marco mental para empezar.

Ahora bien, lo que NO te recomiendo es que hagas algo por miedo o presión social. Probablemente escuchaste los típicos comentarios de pendejos del secundario (o personas que mentalmente siguen allí pese haber pasado lo 25): “Sí no te pones en pedo, vas a un boliche o disco, etc…no vivís”. Este tipo de creencias trasmitida por la presión social fuerza a muchos chicos a hacer cosas que tal vez no le guste tanto o  que directamente odian, lo cual es bastante incongruente. La llamada “Felicidad obligada” como un cómico del stand up la ha llamado.

A ver, no te digo que ir un boliche o disco no pueda gustarte. Solo digo que lo hagas por el motivo correcto y no por una creencia impuesta por la sociedad (en este caso por pendejos de secundario que bajan fotos de Instagram de minas y las usan para crear post en foros).

Tanto se insiste en los foros de seducción y desarrollo personal de resistir la presión social y de “desconectarse de la matrix”. Sin embargo, lo que se hace es cambiar un conjunto de creencias impuestas por otras ¿No te parece? Siguiendo la analogía: se desconectan de una matrix para conectarse a otra. El hecho de pensar que es una “excusa” puede ser verdad, o puede también ser que te estés dejando influenciar por la idea de que “TENES” que hacerlo, impuesta por la sociedad de pendejos anónimos. O puede ser un poco de ambas. En todo caso deberás reflexionar cual es el origen de la causa para tomar la acción adecuada.

Si es el caso de que prefieres hacer otras actividades como yoga y teatro es genial. Yo he conocido en esos lugares chicas más lindas y en formas más sencilla de la que jamás conocí en un boliche. De hecho, también salí con muchas hermosas que conocí en museos y librerías. Y fue mucho más sencillo y relajado. Para mí también es más fácil salir de día y, de hecho, lo disfruto más porque conozco a un montón de personas.

Por supuesto que, cada cuanto iba al boliche, un poco por el morbo impuesto de la “felicidad obligada” y también, por otro lado, por una genuina de curiosidad de hallar una forma de llegar disfrutarlo un poco y encontrarle una utilidad. Y de hecho con el tiempo descubrí un par de cosas interesantes.

Como se trataba un ambiente distinto al que estaba acostumbrado y bastante agresivo en muchos aspectos busqué la forma de mentalizarme para pasarla bien. A ver no te digo que mi idea era ira todos los días pero cuando iba, una vez cada cuanto, lo llegaba a disfrutar. Y de hecho iba solo al principio. Hasta lo usé para superar algunos miedos y prejuicios que tenía (enfoque utilitarista si se quiere).

Normalmente lo que hacía es antes de salir es comenzar a moverme como loco escuchando una música bien copada y me repetía pensamientos como: “¿Qué cosas locas voy a hacer esta noche?” “Voy a conocer mucha gente y me voy a cagar de risa” y salía y me ponía a hablar con todas las personas que podía en la cola del boliche. Descubrí que las minas ahí estaban más abiertas entonces cuando entraban ya estaba todo cocinado. Con el tiempo llegué a conocer mucha gente copada.

Después iba como unos amigos de teatro y nos cagamos de risa. Hacíamos locuras. Las minas se cagaban de la risa porque no éramos el típico pendejos de boliche. Un amigo una vez agarró a una mina y se la cargó al hombro y la llevó a un sillón de una. La mina se cagó de la risa. También nos poníamos a bailar en medio de la pista para divertirnos y la gente se acercaba porque generábamos buena onda. Supongo que lo planteaba como juego lo que lo convertía en algo divertido.

No te voy a decir que me gusta ir a esos lugares pero cuando voy sé cómo mentalizarme para pasarla bien y lo hago porque QUIERO no porque DEBO ¿Se entiende?

Si alguien te dicen que TENES que hacerlo dile: “¿Quién lo dice? ¿Acaso vos tienes el manual de la vida?” En la medida que puedas resistir a estas presiones sociales y patéticas manipulaciones más se va a forjar tu carácter. Porque éste último consiste en definir tus valores y se congruentes con ellos ¿Se entiende?

Lo que me ocurrió en el largo plazo es que, haciendo diversas actividades comprendí cuales eran las que me gustaban, cuales no y cuales eran negociables ¿Se entiende?  Y luego la cuestión fue ser congruente con lo que me gusta y lo que siento.